22 may. 2016

POLÍTICA: Entre un moco yanqui y una baba japonesa ¿A cuál elegimos compatriotas?


Hay que tener los ojos bien abiertos y no dejarse llevar por manipulaciones mediáticas y sospechosas que se crean para salvaguardar ciertos intereses.

Por Félix Rodri
¿O entregamos al Perú a un agente yanqui o a una  japonesa ligada a la corrupción?
Estamos en este gran dilema  gracias a unos cuantos imbéciles que votaron por Gregorio Santos, no por que este sea una mala opción,  sino porque hubiera sido mejor  sumar esos votos y hacer pasar a Verónica Mendoza a la segunda vuelta que era una opción necesaria y urgente porque, probablemente, con esa opción hubiéramos ido por el mismo camino del progreso por donde se encamina Bolivia con nuestra milenaria filosofía andina del “allin kawsay” (vivir bien), salvaguardando nuestros recursos naturales y resaltando a nuestra gente y nuestra  cultura, claro, para los mediocres neoliberales invertir en la sociedad y en la cultura es populismo, dicen eso porque ellos quieren caos y una sociedad ignorante porque viven de ello como parásitos, ellos no generan la pobreza, ellos la cultivan; siembran la semilla, la cuidan y lo nutren porque de eso se alimentan, es por eso que se empeñan en mantener el caos, en generar ignorancia dándole al pueblo solo dadivas y falsas promesas ¡No seas uno más de esa estadística compatriota!

Analizando a cada uno de los candidatos podemos decir que es realmente muy sospechoso el extraño viaje que hizo PPK a los EE.UU. en plena campaña electoral, eso de que fue por el cumpleaños de su hija parece un cuento poco creíble. Las malas lenguas afirman que fue citado por organismos gubernamentales de ese país del norte para coordinar y recibir instrucciones de los pasos a seguir en su carrera hacia la presidencia del Perú; aquí en Lima, el mismo se dignó en afirmar que tenía reuniones pactadas con el embajador de los EE.UU. al parecer para recibir más instrucciones y directivas de sus patrones y no sería raro que hasta le estén financiando la campaña por que es bien sabido que los EE.UU. tiene un presupuesto especial para financiar manipulaciones el América Latina. No olvidemos que el  objetivo inmediato de los EE.UU. es recuperar su poder hegemónico en toda América Latina, para lograr ese objetivo todo vale, cualquier guerra sucia y mediática como en Brasil y Argentina, cualquier guerra económica como en el que han sumido al valiente pueblo  venezolano, cualquier difamación sin ningún sustento como ese que apareció sospechosamente sobre Keiko Fujimori  y su supuesta relación con lavado de dinero, cuya información sin corroborar, fue magnificada por los serviles y manipuladores medios de comunicación que están al servicio de las grandes transnacionales porque ellos son quienes les pagan por publicitar sus productos, por lo mismo defienden esos intereses a capa y espada y descaradamente. No olvidemos compatriotas que esos mismos medios de comunicación relacionaron a la candidata Verónica Mendoza con el terrorismo y magnificaron ese apelativo de “terrorista” en las redes sociales, perjudicando así su candidatura por que hay, lamentablemente, muchos compatriotas que creen todo lo que afirman los medios aunque tales acusaciones sean descabelladas  y sin prueba alguna.
Quiero indicar mi rechazo total a toda clase de corrupción, es más, me declaro antifujimorista y antiimperialista, pero ahora, en este momento, nuestro bien amado país está a punto de caer en manos del imperio yanqui a través de su agente que descaradamente se hace pasar como buen peruano, cuando ni piensa, ni siente como tal. Por eso, votar por PPK es ENTREGARLE EN BANDEJA DE PLATA a nuestra amada patria a los EE.UU. Eso es lo que quieren las grandes empresas, las transnacionales y los medios de comunicación ¿Y el pueblo que es lo que quiere?  Sé que muchos se sientes asqueados en elegir entre la baba o el moco y no es digno de un patriota elegir el moco yanqui, ni tampoco elegir la baba naranja de la corrupción, pero al menos detrás de esa baba veo pueblo, equivocados o no, pero al fin y al cabo es pueblo, nuestra gente, y no un grupito exclusivo de empresarios que no saben de pueblo ni conocen de necesidades y, lo peor de todo, asesorados por agentes yanqui. Pero también, si votamos por Keiko, estaríamos entregándole a nuestra amada patria a una sarta de corruptos, dirán algunos, pues probablemente sí, pero ¿Acaso tenemos más opciones? Es hora de decidir por lo uno o por lo otro y no promover tampoco el inútil VOTO NULO que no nos llevará a ningún lado si no que solo favorece a uno u otro candidato.
Hay que tener los ojos bien abiertos y no dejarse llevar por manipulaciones mediáticas y sospechosas que se crean para salvaguardar ciertos intereses. Entiendo y comparto la indignación y el rechazo a la corrupción de millones de mis compatriotas, pero personalmente es más fuerte mi rechazo a la invasión de los EE.UU. que solo traen caos, pobreza y saqueo general de nuestros recursos.
Lo que sí está muy claro, gane quien gane, presidirá un gobierno mediocre sin cambios sustanciales y quizás con más caos,  más violencia y con mucho favoritismo a sus allegados y socios en desmedro del pueblo. Proponen solamente crear colegios por aquí y por allá, tal como lo hizo Fujimori en su pasado gobierno, pero mientras no se mejore la educación, los colegios no servirán de mucho. Proponen crear hospitales por aquí y por allá, pero mientras no se mejore el sentido humano de los que ahí laboran, no cambiará nada. Proponen disminuir la violencia con más policías en las calles o con declarar el Estado de Emergencia en tal o cual distrito, pero mientras no se elaboran leyes más drásticas para sancionar a los que delinquen y sigamos siendo tolerantes con ese flagelo y con la corrupción enquista dentro de la institución policial, lo cual, lo hace una total podredumbre, nada cambiará.
Las manipulaciones y falsas denuncias continuaran en estos últimos días antes de las elecciones, así que hay que tener los ojos bien abiertos.
Anuncios:
Publicar un comentario